Saltar al contenido

Los 13 tipos de básculas que existen en 2021

tipos de básculas de baño

Aquí los tienes todos.

Básculas de baño

Báscula de baño

La báscula de baño se utiliza para medir el peso de una persona, y es uno de los tipos de básculas que más se utilizan.

¿Sabías que dentro de esta categoría hay 4 tipos de básculas de baño?

Los tipos disponibles más destacados hay:

Aunque últimamente hay versiones híbridas que ofrecen ambos.

¿Quieres expandir la definición? despliégala pulsando aquí.

Las básculas de baño suelen ser planas y compactas, y se colocan en el suelo.

¿Cómo funcionan?

La mayoría de las básculas de baño que se fabrican actualmente disponen de un revestimiento o una superficie antideslizante.

Historia

Las básculas de baño modernas evolucionaron a partir de las enormes máquinas que en su día había disponibles en las farmacias y otros lugares públicos, y que podían pesar hasta 100 kilos o más.

La gente debía meter una moneda y luego subirse encima para ver cuánto pesaban.

La versión más pequeña que se puede encontrar actualmente en la mayoría de las viviendas no apareció hasta finales de la década de 1940.

Normalmente, las básculas de baño son capaces de medir hasta 180 kilos, aunque hay algunas calibradas para medir hasta 270 kilos o más.

Por otro lado, en los últimos años se han desarrollado básculas de baño digitales que miden el IMC (Índice de Masa Corporal), la grasa corporal y la masa muscular además del peso.

Muchas de estas básculas se pueden conectar por Wi-Fi a otros dispositivos inteligentes.

En el mercado es posible encontrar básculas de baño mecánicas por 10 euros o menos, mientras que algunos de los tipos de básculas digitales más sofisticadas pueden costar más de 300 euros.

Se trata de un producto popular tanto en Europa como en Estados Unidos, y se estima que cada año se gastan más de 2000 millones de dólares en básculas de baño a lo largo de todo el mundo.

Casi la mitad de esa cantidad se gasta únicamente en Estados Unidos.

Básculas de cocina

Báscula de cocina

Aunque todavía no ha alcanzado el estatus de producto imprescindible que tienen las básculas de baño, la popularidad de las básculas de cocina ha ido en aumento en las últimas décadas debido a que la gente cada vez se preocupa más por sus hábitos de alimentación con el fin de llevar un estilo de vida más saludable.

Las básculas de cocina suelen ser bastante compactas, se colocan sobre una mesa o encimera cuando se usan, y son fáciles de lavar y de guardar.

Los principales tipos de básculas de cocina son:

  • Las digitales.
  • Las mecánicas.

Además, las hay disponibles con dos diseños básicos:

Versión plana

En la que la comida se coloca sobre una superficie de metal, de plástico o de goma para pesarla.

Título de caja

Que puede ser de vidrio o de plástico extraíble y lavable a máquina donde los alimentos se van a pesar.

Aunque tradicionalmente se han medido los ingredientes necesarios para una receta por volumen (una taza de azúcar, etc.), la medición por peso permite a los cocineros seguir las recetas con mucha más precisión.

Por ejemplo, una taza de queso tendrá un peso diferente dependiendo de si se corta en dados, en lonchas o si se ralla.

Prácticamente todos los libros de cocina para hacer dietas incluyen las medidas por peso y por volumen en sus recetas, y los recetarios normales más modernos han empezado a seguir esta tendencia.

Más populares

Las básculas de cocina con recipiente suelen ser las más populares de los dos tipos de básculas mencionados anteriormente.

Y por un buen motivo.

En primer lugar, permiten medir los líquidos y los ingredientes sueltos (harina, azúcar, etc.) sin tener que pesar un recipiente separado.

Permiten al usuario pesar varios ingredientes en el mismo recipiente para ahorrar tiempo y trabajo.

La mayoría de las básculas de cocina son capaces de pesar con precisión entre cinco y siete kilos de material, aunque hay algunas capaces de llegar hasta nueve kilos o más.

Por otro lado, suelen costar entre 10 y 50 euros, aunque esto dependerá de la precisión, del estilo, del diseño y de los extras (conversión de unidades de medida, adaptador de corriente, etc.).

Estas básculas también son muy usadas por artesanos y aficionados a las manualidades.

Básculas médicas

Báscula analógica de contrapeso

Cuando pasas de la sala de espera a la consulta para hacer una revisión, lo primero que suele hacer el médico es decirte que te subas a una báscula de aspecto complicado y bastante alta para ver cuánto pesas.

Las más precisas

Las básculas médicas son mucho más precisas que cualquiera de los distintos tipos de básculas de baño.

Además, normalmente sólo miden tu peso, aunque hay algunas que incorporan una barra para medir la altura. Normalmente estas básculas sólo se encuentran en las consultas de los médicos.

Barra deslizante

Aunque hay médicos y hospitales que han pasado a usar básculas digitales, la mayoría de las básculas médicas son modelos de alta precisión que utilizan una barra deslizante situada en la parte superior.

Después de que el paciente se suba a la báscula, el médico o la enfermera deslizará un pequeño contrapeso a lo largo de la barra (en la cual hay impresos incrementos de peso) hasta que ésta se equilibre.

La mayoría de las barras tienen dos piezas deslizantes:

  • Una para medir los kilos.
  • Otra para medir los gramos.

Estas permiten obtener el peso con mucha precisión.

La mayoría de los tipos de básculas médicas pesan entre 15 y 25 kilos, aunque algunas versiones más antiguas pueden pesar hasta 50 kilos o más.

Capacidad

Normalmente permiten medir pesos de hasta 180 o 230 kilos. Sin embargo, muchas permiten usar kits de conversión con los que es posible medir hasta 315 kilos.

Además, los especialistas en el tratamiento de la obesidad mórbida normalmente utilizarán una báscula médica bariátrica capaz de medir hasta 450 kilos.

Las que vienen equipadas con barras para medir la altura, normalmente llegarán hasta 2,15 metros.

Las básculas médicas suelen costar entre 150 y 300 euros, aunque hay algunos modelos de uso intensivo (sobre todo las utilizadas en los hospitales) que pueden costar 500 euros o más.

Básculas de tienda

Básculas de tienda

Las básculas de tienda están disponibles en una gran variedad de formas y tamaños.

Usos

Se utilizan para pesar una gran variedad de productos: carne, pescado, embutidos y quesos, frutas y verduras, frutos secos o incluso caramelos, entre otros muchos.

Es una báscula industrial habituales, y se ha usado  años para determinar el precio de los alimentos que comemos.

Se utilizan en tiendas de comida, supermercados, mercados de ganado, panaderías, tiendas de dulces, lonjas y carnicerías.

Es decir, se usan en casi cualquier lugar en el que se venda comida sin empaquetar al peso.

Las básculas de tienda han evolucionado a lo largo de los siglos.

En el pasado, la comida se pesaba usando balanzas, a veces contrapesando los alimentos con otros productos (por ejemplo, con cierta cantidad de verduras podías comprar otra cantidad determinada de carne) o usando pesas predefinidas para determinar el precio en dinero.

La aparición de la báscula mecánica permitió a los comerciantes vender productos de alimentación a un determinado precio por kilo (por ejemplo, las manzanas podrían costar 2 euros el kilo), lo que ayudó a estandarizar el precio de la comida.

Aunque las básculas mecánicas siguen usándose en algunas tiendas pequeñas, en mercados de ganado, y en puestos ambulantes de frutas y verduras (normalmente colocando una cesta debajo de la báscula y determinando el peso del producto tirando hacia abajo), la mayor parte de las que se usan hoy en día son máquinas digitales (y a menudo, bastante sofisticadas).

Hoy en día, la mayoría de las básculas de tienda muestran el peso, el precio por kilo y el precio total del pedido.

Pantallas

Muchas disponen de pantallas en la parte frontal y trasera.

Esto permite que tanto el cliente como el vendedor puedan ver la información.

Hay algunas que incluyen impresoras de etiquetas para poder imprimir el peso, el precio y el código de barras, lo que permite acelerar el pago y las devoluciones.

En la mayoría de los países, existe una regulación de algún organismo estatal que garantiza su precisión.

De esta forma, la mayoría de las básculas de tienda se prueban cada uno o dos años.

Los precios de las básculas de tienda varían enormemente, dependiendo de los distintos tipos de básculas y de las características adicionales.

Precio promedio

Normalmente, es posible comprar una báscula digital de tienda básica por unos 100 euros.

Sin embargo, las máquinas más sofisticadas para uso intensivo con todas las florituras pueden costar 1500 euros o más. La mayoría de las básculas de tienda pueden medir pesos máximos de entre 5 y 25 kilos.

Básculas veterinarias

Báscula de veterinaria

Las básculas veterinarias (también llamadas básculas para animales o para ganado) son utilizadas por las clínicas veterinarias, los productores de carne al por mayor y algunas granjas de ganado vacuno, porcino y equino para determinar el peso de los animales.

Como ocurre con los seres humanos, el peso de un animal puede indicar su estado de salud general. Pero al contrario que con los humanos, también se suelen usar para determinar el valor del animal.

Tamaños:

Las básculas veterinarias están disponibles en muchos tamaños distintos, dependiendo del tamaño y el peso de los animales que se vayan a pesar.

Los tipos de básculas que se utilizan en las clínicas veterinarias normalmente se usan sólo para pesar mascotas.

Plataforma más grande

Suelen ser máquinas digitales que realizan la misma función que las básculas de baño.

Sólo que con una plataforma más grande sobre la que se coloca al animal.

En algunos casos, la pantalla LCD será parte de la báscula, mientras que en otros estará conectada mediante un cable y montada en una pared. La mayoría de las básculas utilizadas en las clínicas veterinarias disponen de una plataforma de goma antideslizante y lavable en caso de que tu mascota tenga un “accidente” mientras la están pesando.

Además, como suelen ser bastante pesadas, también incluyen ruedas y asas para facilitar su desplazamiento.

La mayoría de las clínicas utilizan básculas capaces de medir un peso máximo de entre 135 y 270 kilos, y cuestan entre 200 y 500 euros.

Por supuesto, los animales más grandes (como los caballos y las vacas) necesitan otros tipos de básculas de mayor tamaño.

Animales grandes

Las básculas para animales grandes son capaces de medir hasta 1800 kilos y se suelen usar en clínicas veterinarias rurales y en granjas, además de instalaciones industriales como los mataderos.

A grandes rasgos tienen el mismo diseño que las usadas en las clínicas, suelen ser digitales y a menudo pueden funcionar con pilas o baterías para poder usarlas fuera de un local cerrado.

La pantalla LCD suele estar en una pared (o en una barra, en los modelos portátiles).

Normalmente suelen tener un precio de entre 800 y 2000 euros.

Básculas para bebés

Báscula para bebes

En su día sólo podían encontrarse en las consultas de los pediatras.

Sin embargo, las básculas para bebés han ganado en popularidad a lo largo del último par de décadas, junto con otros tipos de básculas de uso doméstico.

Como su nombre indica, estas básculas se utilizan para medir el peso de niños pequeños.

Otros usos

También se suelen usar para pesar mascotas pequeñas, como gatos o cobayas.

La mayoría de las básculas para bebés son digitales. En la parte superior poseen una bandeja de plástico curvada, extraíble y lavable en la que se debe colocar al bebé que se quiera pesar.

Esta bandeja está unida a la báscula directamente o mediante una base que distribuye de manera uniforme el peso sobre la báscula.

Normalmente, esta base tiene algún sistema de bloqueo para mejorar la estabilidad.

Quitando esta base es posible convertir muchas básculas modernas para bebés en básculas para niños pequeños de mayor edad.

Las básculas para bebés de uso doméstico permiten medir un peso entre 18 y 27 kilos, en incrementos de unos 15 gramos.

Sin embargo, las que se usan en las consultas pediátricas son más precisas.

Las básculas para bebés profesionales de uso médico pueden costar cientos de euros, mientras que una versión doméstica, convertible y de buena calidad normalmente costará entre 30 y 60 euros.

Básculas de joyería

Báscula para joyería

Las básculas de joyería son un tipo especial de báscula que se utiliza en el comercio de joyas al por mayor y en las joyerías.

Se usan para medir el peso de los metales preciosos (oro, plata, platino) y las gemas (diamantes, zafiros).

Unidades

Pueden estar diseñadas para medir en gramos, onzas, quilates y onzas troy.

La mayoría de las básculas de joyería actuales convierten automáticamente las lecturas a estas unidades de medida, entre otras.

Debido al elevado valor de los materiales que deben pesar, están entre los tipos de básculas más precisas que se fabrican en la actualidad.

Normalmente están calibradas para indicar el peso en incrementos de 0,1 gramos (para objetos grandes de plata y bronce); de 0,01 gramos (para los lingotes y las joyas de oro y plata); y de 0,001 gramos (para los diamantes y otras piedras preciosas).

Aunque en el pasado se usaban básculas de tipo péndulo con una gran variedad de contrapesos que a menudo llegaban hasta los 0,01 gramos, hoy en día las básculas de joyería son casi exclusivamente digitales.

En muchos países, estos tipos de básculas deben ser certificadas e inspeccionadas periódicamente por organismos gubernamentales con el fin de garantizar su precisión.

Las básculas profesionales y certificadas de joyería están disponibles en una gran variedad de precios, los cuales vienen determinados por la calibración y la precisión de la máquina.

Las básculas menos precisas suelen costar entre 1200 y 1500 euros, mientras que las que son capaces de medir hasta 0,001 gramos suelen costar 6000 euros o más.

Ahora bien, las básculas de joyería para uso personal son mucho menos precisas y cada vez más populares. Es posible encontrarlas por menos de 50 euros.

Básculas para envíos

Báscula de envíos

Las básculas para envíos (a veces llamadas también básculas postales) se usan ampliamente en las empresas de mensajería, las aerolíneas y las empresas de ferrocarril, además de en diversas empresas e industrias, con el fin de determinar lo que costará mandar un objeto de un lugar a otro según su peso.

El coste de enviar objetos normalmente se determina mediante un precio fijo según el peso (por ejemplo, enviar un paquete de un kilo o menos puede costar una cantidad determinada) o mediante un cálculo dependiendo del peso, la distancia y a veces el tipo de servicio (entrega en el mismo día, o de un día para otro), dependiendo de la empresa de mensajería.

En general, la mayoría de las básculas de envío son capaces de medir a partir de 5 o 10 gramos y hasta un peso que oscila entre 20 y 200 kilos.

Algunas industrias que fabrican productos pesados utilizan básculas de envío capaces de medir hasta 2000 kilos.

Digitales

Hoy en día, la mayoría de las básculas de envío son digitales, y normalmente disponen de una función que realiza el cálculo del peso/distancia.

Algunas también se pueden programar para mostrar el peso del producto y la tara.

En general, se montan sobre una mesa, un banco o en el suelo, dependiendo de lo que vayan a pesar normalmente.

Las básculas de envío más pequeñas y de mayor calidad se utilizan sobre todo para cartas y paquetes pequeños, y normalmente cuestan entre 30 y 90 euros.

Por otro lado, las usadas en industrias pesadas y en servicios de envío de pesos elevados pueden costas 6000 euros o más.

Básculas de laboratorio

Báscula de laboratorio

Las básculas de laboratorio también se pueden llamar científicas, de investigación, de farmacia o básculas de precisión de alta capacidad (HCPB por sus siglas en inglés).

Muy precisas

Son las más precisas de entre los distintos tipos de básculas que se fabrican en la actualidad.

Las básculas de laboratorio se usan mucho en instalaciones de investigación médica, universitaria y farmacéutica.

También en hospitales y farmacias.

En algunas industrias manufactureras; y en las industrias de la medicina y la energía nuclear. Estas básculas son digitales casi en su totalidad.

Las básculas de laboratorio se utilizan cuando es necesario hacer hincapié en la precisión de una medida de peso.

Esto es especialmente importante en el caso de hospitales, farmacias y fabricantes de medicamentos, en los cuales suele ser una cuestión de vida o muerte.

Precisión

La mayoría de estos tipos de básculas se pueden calibrar hasta una precisión de un miligramo (la milésima parte de un gramo), la unidad de medida estándar para la mayoría de los medicamentos.

Las más sofisticadas (llamadas microbásculas) miden hasta un nanogramo, es decir, la milmillonésima parte de un gramo.

El tipo más habitual de estas básculas es el de farmacia.

Normalmente, estos dispositivos están calibrados hasta una precisión de 0,25 miligramos, y se utilizan para medir el peso de pastillas preparadas y medicamentos líquidos, además de otros compuestos elaborados por el farmacéutico.

Igual que ocurre con las básculas de tienda, muchas incluyen una función de etiquetado.

Algunas también disponen de contadores de pastillas para ayudar a garantizar la precisión del farmacéutico. También incluyen una función para eliminar la tara.

En lo que respecta al precio, las básculas que usan los farmacéuticos suelen costar entre 1000 y 2500 euros, dependiendo de las características y la vida útil.

Las básculas de investigación y de tipo HCPB suelen partir de los 20000 euros y pueden llegar a costar cientos de miles de euros en los modelos más especializados.

Normalmente, las básculas científicas no están disponibles para los consumidores.

Básculas para camiones

Báscula para camiones

Pasando de medir los pesos más bajos a algunos de los más altos, las básculas para camiones (también llamadas básculas de puente) están entre los tipos de básculas más grandes que se usan a día de hoy.

Usos:

La mayoría de ellas se utilizan en el transporte por carretera, por mar y por ferrocarril, y también las usan las fuerzas de seguridad.

Su finalidad consiste en pesar camiones enteros, contenedores para transporte marítimo y vagones de tren, tanto vacíos como totalmente cargados.

Instalación

Normalmente se instalan sobre una base de hormigón o de acero.

Pueden tener más de 25 metros de largo.

Hoy en día, estos tipos de básculas pueden ser tanto mecánicas como digitales.

Debido a los pesos para los que están pensadas, las básculas digitales para camiones utilizan una célula de carga para determinar los pesos.

Además, muchas básculas modernas están conectadas a ordenadores, de manera que el operador pueda eliminar la tara (para registrar sólo el peso de la carga) e imprimir etiquetas y hojas de especificaciones.

En cuanto a su uso policial, las básculas para camiones se instalan en estaciones de pesado (normalmente operadas por la policía) situadas tanto en autopistas como cerca de puentes y pasos elevados que tienen límites de peso.

Las multas a los conductores de camiones por transportar un peso excesivo (sobre todo en puentes) pueden llegar a ser de decenas de miles de euros.

También se utilizan para determinar el peaje cobrado a los camiones por cruzar algunos puentes.

Capacidad

Las básculas para camiones suelen tener una capacidad que varia desde 100000 kilos, y a veces más.

Su coste oscila entre los 10000 y los 50000 euros o más, sin contar la instalación.

La mayoría se inspeccionan regularmente por parte de agencias gubernamentales.

Básculas colgantes

Báscula colgante

También llamadas básculas de carnicero o de equipaje, las básculas colgantes son dispositivos básicos y ligeros que se cuelgan de algo (un poste, una puerta, la rama de un árbol, etc.) mediante un gancho incorporado.

Disponen de un segundo gancho que mira hacia abajo, y del que se cuelga el objeto a pesar.

De esta manera, el objeto tira hacia abajo de la báscula para determinar el peso.

Usos

Las básculas colgantes son muy utilizadas por parte de carniceros y en la industria del envasado de productos cárnicos para medir el peso de grandes cantidades de carne sin cortar (por ejemplo, un costado de ternera).

También las suelen utilizar los cazadores y pescadores para pesar animales grandes y pescado, a menudo en el propio lugar de caza o captura.

Existen versiones pequeñas vendidas como básculas para equipaje, que permiten pesar maletas.

Aunque algunas básculas colgantes (sobre todo las de equipaje) son digitales, la mayoría de ellas son dispositivos mecánicos básicos y ligeros, muchas veces resistentes el agua.

Esto se debe a que las básculas colgantes suelen ser usadas por carniceros dentro de cámaras frigoríficas y congeladores, y al aire libre por parte de cazadores y pescadores. Normalmente permiten pesar entre 150 y 350 kilos.

Básculas contadoras

Báscula contadora

Las básculas contadoras son relativamente nuevas dentro de la industria. Son dispositivos que calculan y miden la cantidad de un elemento de peso conocido.

Por ejemplo, una empresa de rodamientos podría fabricarlos con un peso unitario de 500 gramos. De esta manera, si la báscula contadora alcanza los 50 kilos, eso quiere decir que habrá 100 rodamientos.

Usos:

Las básculas contadoras se utilizan casi exclusivamente en la industria manufacturera, en la que se producen bienes con un peso conocido.

A veces también se utilizan para empaquetar productos a alta velocidad, midiendo su peso en lugar de su volumen.

Disponen de una función de tara para eliminar el peso del recipiente y contar la cantidad de elementos que contiene.

Básculas dimensionales (DIM)

Báscula dimensional

Hay una vieja pregunta trampa que dice lo siguiente: ¿qué pesa más, un kilo de paja o un kilo de plomo?

Por supuesto, la respuesta es que normalmente pesan lo mismo.

Eso sí, a menos que estés en la industria de la paquetería y debas tener en cuenta la cantidad de espacio que ocupa en tu camión.

La realidad es que el volumen de un kilo (o una tonelada) de paja es mucho mayor que el del plomo. Por lo tanto, el contenedor usado para enviar la paja (y con ello el peso dimensional) será muy diferente.

Peso dimensional

Las básculas dimensionales calculan el peso dimensional (DIM) multiplicando la altura, la longitud y la anchura de un contenedor, e ignorando el peso de los contenidos.

Se utilizan en las empresas de transportes y en las fábricas de productos de bajo peso y alto volumen

para los que los gastos de envío basados en el peso no tienen sentido desde el punto de vista económico.

Las básculas dimensionales son casi siempre máquinas digitales. Además, tienen un carácter especializado, por lo que no son de uso común.